Trabajo en equipo

Poder contar con el mejor personal humano y saberlos orientar hacia la consecución de los objetivos globales en común, son retos fundamentales que determinan el éxito de una organización.

Tiempo de lectura: 5 minutos.

Público objetivo: Público en general.

Fecha publicación: 4 de Diciembre de 2018.

Trabajo en equipo

“Coming together is a beginning; keeping together is progress; working together is success.”

– Henry Ford

 

Primer blog, y en esta primera oportunidad quiero hablar sobre un tema muy importante en el crecimiento tanto personal, como laboral. El trabajo en equipo.

Por diferentes cambios que se han venido presentando en los últimos años en el sector de la innovación y creación de software, se están generando diferentes necesidades que se deben atender, una de ellas es la necesidad de hacer más con menos, formadas por personal cualificados con alto nivel de compromiso y responsabilidad.  Poder contar con el mejor personal humano y saberlos orientar hacia la consecución de los objetivos globales en común, son retos fundamentales que determinan el éxito de una organización.

Para dar respuesta a esta necesidad latente en la mayoría de empresas, el trabajo en equipo es una de las respuestas. La cohesión de los equipos de trabajo, el fomento del espíritu cooperativo, la identificación de cada persona con los objetivos de la empresa, intereses comunes y esfuerzos hacia un fin común son las bases para cimentar el éxito

El trabajo en equipo va más allá. Es una técnica de organización y una filosofía de funcionamiento que genera buenos resultados en todos los sectores productivos y en empresas de todos los tamaños. El trabajo en equipo es, en suma, una nueva forma de entender la empresa.

Para abarcar estos conceptos anteriormente mencionados se hablan de tres elementos clave del trabajo en equipo:

  • Conjunto de personas: los equipos de trabajo están formados por personas, que aportan a los mismos una serie de características diferenciales  (experiencia, formación, personalidad, aptitudes, etc.), que van a influir decisivamente en los resultados que obtengan esos equipos.
  • Organización: existen diversas formas en las que un equipo se puede organizar para el logro de una determinada meta u objetivo, pero, por lo general, en las empresas esta organización implica algún tipo de división de tareas. Esto supone que cada miembro del equipo realiza una serie de tareas de modo independiente, pero es responsable del total de los resultados del equipo.
  • Objetivo común: no debemos olvidar, que las personas tienen un conjunto de necesidades y objetivos que buscan satisfacer en todos los ámbitos de su vida, incluido en trabajo. Una de las claves del buen funcionamiento de un equipo de trabajo es que las metas personales sean compatibles con los objetivos del equipo.


Teniendo en cuenta estos tres factores que conformar un equipo dentro de una organización, hay que resaltar el conjunto de personas, ya que es el recurso más importante dentro de cualquier organización. Donde se es complementado con una serie de cualidades en común, por eso es interesante revisar este concepto denominado “Esquema de las 5 C del trabajo en equipo” donde habla de cinco competencias clave a desarrollar para que un equipo esté preparado para afrontar los retos a los que se debe enfrentar de un modo excelente. Como los conceptos empiezan por la letra C, se le conoce como las 5 “C” del trabajo en equipo.

Esquema de las 5 C

Fuente: https://360sanitario.com

 

  • Compromiso: Permite a cada miembro del equipo asumir como propios todos los proyectos y tareas con los que se han comprometido como conjunto. Va más allá de la simple colaboración.

 

  • Confianza: Un clima de confianza mejora la productividad del equipo y contribuye a la cohesión. Además, es la base sobre la que se desarrollan las demás competencias. Confianza en uno mismo, en cada miembro del equipo y en el logro de los objetivos compartidos.

 

  • Complementariedad: La complementariedad de sus miembros es una de las características constantes en los equipos de alto rendimiento. Cada profesional dispone de una especialidad, conocimientos o habilidades diferentes que suman a la hora de dar respuesta a las necesidades que surgen en el día a día.

 

  • Coordinación: Para optimizar la coordinación del equipo, debe existir un liderazgo claro. Entre las funciones del líder está distribuir tareas (y respetar esa distribución), definir tiempos, tomar decisiones contando con las diferentes opiniones y nunca perder el objetivo fundamental.

    Para una óptima coordinación cada profesional debe ser consciente del rol que debe desempeñar pero también del que les corresponde a los demás componentes del equipo.

 

  • Comunicación: Tal vez sea el atributo más mencionado cuando se habla de equipos de alto rendimiento, y es evidente que sin comunicación no se puede sincronizar el trabajo de un equipo.

    El primer paso para una comunicación efectiva y omnidireccional es crear un clima de confianza que lo facilite. Debe existir un emisor empático, un mensaje claro y un receptor con capacidad de escucha activa.

 

Referencias:

Autor: Oscar Gallego

Tweet