Crisis financiera en pequeña empresa.

Aspectos basicos, para que las microempresas perduren en el tiempo.

 

Durante años la economía en general ha sido manejada por grandes sectores e industrias que sin duda alguna han generado resultados relevantes en gran parte para ellos mismos, es decir las bancas casualmente a su favor, los gobiernos con sus políticas y generación de impuestos selectivos, las “crisis organizadas” y la apropiación de los recursos en unas cuantas manos, han dejado de lado los procesos que a diario tiene que vivir el pequeño e incluso mediano empresario para sobrevivir.

 Por lo anterior hoy hacemos énfasis en esas microempresas que día a día se ven impactadas por una cantidad de factores internos y aún más externos, pero que perduran en el tiempo a pesar de la situación.

 Desde mi experiencia, el haber pasado por varias compañías, todas con un compromiso empresarial y social tan diferente, me hizo razonar sobre el tipo de decisiones que pueden realmente influir en una microempresa para que esta perdure en el mercado a través del tiempo, sin embargo, identificar este tipo de situaciones puede ser algo muy dispendioso, porque son muchos los factores que influyen en ello.

 Lo que verdaderamente impacta a un empresario al llegar a una crisis financiera, es  el no tener cómo responder cumplidamente a sus proveedores, el momento en el que  sus clientes empiezan a fallar uno tras otros  en los pagos pactados de sus facturas, el instante donde se debe decidir si se mantiene intacto el número de sus colaboradores internos o si decide desprenderse de alguno, no porque  no sea  necesario o incumpla con sus labores, sino por el contrario porque  no hay dinero disponible  para remunerar su compromiso, realmente es ahí cuando la cabeza de la organización debe armarse de valor y tomar acción.

 Es indispensable tener en cuenta los lineamientos iniciales de cada organización, pues de ahí se podrá desprender dicho plan de acción.  créditos bancarios, solicitud de acuerdos para próximos pagos, anticipos de clientes, reducción de gastos, priorización de actividades, recaudo de cartera, aumento de ventas y una actitud positiva hacen que esta sea una situación transicional en el desarrollo de la compañía.

 Tener colaboradores comprometidos y consientes con los objetivos de la empresa, harán de todos estos procesos, algo más llevadero, indispensable actuar y tomar decisiones acertadas en el momento que corresponda; poco a poco todo volverá a su rumbo, los factores externos cambiarán, los clientes pagarán y el norte de la continuará.

 

 Referencias       

https://forbescentroamerica.com/                                                                                                                                                                                             https://www.canva.com/

 Autor: Tatiana Vallejo Montes.

 

 

Compartir Compartir